EspañolInglésFrancés

Blog (Single Entry)

Cocina del mundo: La Historia del steak tartar

18Nov
  • Cocina del mundo: La Historia del steak tartar

A simple vista parece un filete de carne cruda… y ¡en realidad lo es! El steak tartar, también llamado filete tártaro, es uno de los platos más sorprendentes de la cocina francesa: consiste en una masa de carne de ternera picada macerada servida junto a un huevo crudo. Al tratarse de carne no cocinada hay que tener cuidado con las condiciones en las que se prepara esta receta, pero esta característica es la que permite degustar su sabor al máximo y lo que convierte al steak tartar en una delicia para los amantes de la carne.

El origen exacto de este plato se desconoce, pero existen varias teorías igual de peculiares que su propia elaboración:

La primera teoría sobre el origen del steak tartar se remonta a los jinetes tártaros, pueblo nómada de Mongolia, que almacenaban la carne debajo de su silla de montar durante largos viajes hasta que estuviera lo suficientemente blanda como para consumirla, y sobrevivir así a las duras condiciones de la estepa. Se baraja la opción de que esta teoría sea falsa, ya que los tártaros empleaban la carne con fines curativos para las heridas de sus monturas.

La otra teoría, más probable, atribuye la creación del plato a los habitantes de la Polinesia francesa, donde es habitual comer carne cruda, desde donde fue importada a Francia y popularizada con el nombre de “beefsteak a l’americaine”.

Este filete, bautizado “a l’americaine” por su parecido a la hamburguesa estadounidense, consistía en carne de solomillo cruda y picada muy finamente; macerada con zumo de limón, mostaza, alcaparras, cebolla, perejil, sal y pimienta y coronada por una yema de huevo crudo.
Fue el legendario chef Escoffier, principal reformador de la cocina francesa, quien en 1921 añadió la salsa tártara que da nombre a la receta y contribuyó a la imagen que tenemos hoy en día del steak tartare.

Este original plato ha sido reflejado en la literatura en obras como “El Conde de Montecristo” de Víctor Hugo o “Miguel Strogoff” de Julio Verne y en el cine, como por ejemplo en “Wall Street” de Oliver Stone, donde el tiburón de las finanzas Gordon Gekko se jacta ante su sorprendido acompañante: “Prueba el steak tartar, no está en la carta pero Louis lo preparará para ti”.

El steak tartar ha sido desde entonces un símbolo de sofisticación y elegancia, pero su apariencia puede ser demasiado impactante para algunos, como representa de manera brillante “Mr. Bean” en un sketch de su programa en el que le sirven este plato por primera vez.

Así que si después de leer este jugoso artículo, tienes ganas de probar uno de los mejores Steak Tartar de Madrid, lo tienes muy fácil. Sólo tienes que venir a Petit Comité a probar nuestro fabuloso plato preparado por el gran Javier Jauregui.

Comments are closed.